viernes, 9 de mayo de 2008

La Latina: Los domingos ya no son una lata


Los diecisiete son democráticos, los treinta no. Por mucho que en la Latina, a priori, tenga las mismas oportunidades de llevarse a la cama a una pija un tendero que un ingeniero. Ya viene la marabunta endomingada, todos vestidos con sus mejores chándales: los domingos, en la Latina, toca clase de gimnasia. Ellas se ponen coletas: adiós a la inocencia. A los treinta no hay paraíso, pero bueno, algo se puede hacer. El sábado unos porritos y a la cama, que el domingo hay que trabajar. Y duro.

La Latina da respuesta a preguntas universales: ¿qué hay después de los veintinueve? ¿hay vida después de los treinta? La Latina es solidaria: hay muchas bocas bongueras que alimentar. Unos centimillos para la música. De críos se ligaba pidiendo mechero, aquí se liga pidiendo papel. Viene a ser lo mismo: la cantidad de testosterona no se crea ni se destruye, solo se transforma. Pero bueno, al final siempre ganan los mismos: el gafapastismo o gafafascismo: la dictadura de la gafa de pasta. “Los domingos en la Latina....son guays”. Eso es, guay. Te da hasta cosilla pedir un cacharro al mulato vasilón que pone copas. Mestizaje, sí, de eso hay mucho. Eso también es guay. Tremendas argentinas, fornidos mulatos, mexicanos con crestas...
Para que luego digan que los españoles somos racistas...¡Si son igual que nosotros! Hasta más guapos.

Membrillo y un poquito de queso, setitas y salmón. También hay huevos rotos, pero los amasijos de huesos treintañeros montaditos en un poco de lomo añejo piden pocas calorías, que el alcohol engorda. Todo es mínimo: la comida, las faldas, la música... un remusguillo, un runrún ligero e imperceptible de tambores en la marea de buerrollismo matinal. “Esa no cumple los...”. No, no los cumple. Pero sus cuerpos siguen incorruptos, apuntalados por los macizos muros de la depravación dominical y pandillera. Madrugan. Ir a la Latina es un trabajo.
Fuera, la Policía. Ellos también van a la Latina, pero nadie los ha invitado, ¡que se sepa! Patrullando, escuchan el Carrusel Deportivo o a Van Morrison lo que, por otra parte, todos haríamos de no haber inventado Dios un domingo la Latina antes de irse a descansar. Para qué queremos más, multa por fumar porros a un pobre desgreñado. Ya están los policías fachas, vienen a provocar. Que no hombre, que no, vienen a daros conversación. Y épica al asunto. Que ya no tienes hora para llegar a casa.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No hay frase que mas me cargue que "si yo apenas salgo ya... bueno, los domingos si, de cañas a la Latina" o "joder, el finde vinieron a Madird estos y el domingo les saqué de cañas por la Latina". Desde luego que no hay plan más aborregante. Y luego nos critican a los que el domingo seguimos el futbol... Mada huevos. Por cierto, porque todos los mexicanos de la Latina parecen sacados de Rebelde Guey? que alguien me lo explique. Rulos.

Vanesa dijo...

Pues yo no quiero decir nada...pero hay uno que se hace el chu-lín que pilló el cachito de su vida (marital) un domingo en la latina...y hasta aquí puedo leer.

La chandalera

Edukipedia dijo...

Si,la frase si yo apenas salgo ya... bueno, los domingos si, de cañas a la Latina" siempre va acompañado de asentimientos cómplices....parece la frase más razonable del mundo,llegado a una cierta edad...todos te miran y te sonríen,jo,claro,cómo no habremos caído...bueno,es que eso tampoco se puede decir salir,eso mola mucho más....brrrrrrrrr

Pepo dijo...

Yo reivindico el azuzamiento etílico a la luz del día, eso sí, ante de la latina me quedo por las 3000 tascas de mala muerte que existen a cada paso que das.
También es cierto que de día la gente va mucho más relajada, no existe la tensión sexual chunga de los bares de copas y por lo general te lo pasas mejor.

Anónimo dijo...

Confieso que ayer, dia de San Isidro, lleve a cabo otro de los rituales de la progresía madrileña igualmente vomitivo. Me fui de "cañas" a Chueca. Además, como fui con Luis, parecíamos dos gays de provincias de "cruising" por la capi.... repugnante.

Rulos

Edukipedia dijo...

Yo también,querido Pepo,defiendo a muerte los bares de mala muerte.Para mí hay un signo inequívoco de que el bar mola:que tenga tragaperras.Oir el "avanza,avanza" mientras el alcohol te calienta el gaznate y avanza tu cogorza me provoca una sensación de placidez extrema...Otras dos cañas,jefe.En todo caso,lo que mola de la latina es el concepto de enjarrillarse con sol

Edukipedia dijo...

Joder rulos,solo te faltó tomarte una cerveza con limón en alguna terracita de la plaza del dos de...Hay que reconocer que todos caemos en los mismos errores

Anónimo dijo...

...... a mi esto de los supuestos culturetas que van de guays y de independientes me da la risa... porque hay algo que le gusta a la gente, que está de moda, ya es borreguismo... Más borreguismo será salir los sábados por la noche, digo yo. A mi la Latina me molaba cuando vivia alli. Yo iba a la latina, pero no perdonaba un sábado noche... y allí conocí gente majísima, no tanto como la que conoció eduki... que va a ser la madre de sus hijos, pero vamos... En fin, que los culturetas teneís una afan de protagonismo, sois unos putos criticones de la ostia.

El Bailador

Vanesa dijo...

Imaginaos la peor pesadilla de Eduki, más tras haber publicado este "transgresor" blog...¡Sí! Esta noche hemos quedado con mis amigos a "picar algo" por La Latina y luego a tomar UNA copa...jajajaja!Y mañana, si no llueve, tengo mañaneo latinero con un colega. Así que compadecedme(gruñe, gruñe mucho)y compadecedle. Animalico... Está claro que a cada cerdo le llega su san martín.